martes, 17 de abril de 2012

"RADIO FILARMONÍA". UNA EMISORA CULTURAL SIN LA PROGRAMACIÓN ADECUADA PARA CULTIVAR AL PUEBLO. NO CUMPLE SU MISIÓN.

Hace mucho tiempo no tengo la satisfacción personal de escuchar esta emisora, por cuanto en la zona donde vivo, su señal es débil. Lo solucionaba instalando una antena especial. Lamentablemente hoy está invadida de las radios zonales y, como es natural, son propias en su mayoría de gente provinciana que ama su tierra y nos llena todo el día de música regional. Desapareció por completo. Oía a Miguel Molinari en especial y otros programas que nos pudieran acompañar en la rutina de la jubilación laboral. La verdad que no eran muchos. Es una radio elitista. Dedicada y dirigida a gente erudita y de la cual hay casi nada. La mayoría en el país, es gente de pueblo. No sólo donde vivo, sino en toda la capital. 

En cuanto a sintonía es, con Radio Nacional del Perú, la pareja que siempre ocupa los últimos lugares. Radio Filarmonía no tiene público. Es un mínimo de gente con buen gusto y que disfruta de la música. No desarrolla un plan de llegar a las mayorías  y como emisora que vive de donaciones y apoyos particulares o empresariales, además de ocupar una señal donada por el Gobierno, es un desengaño. Retornaba a mi hogar y se me ocurrió escucharla con los audífonos más o menos a las 6 de la tarde. Me encontré con un programa que incluía temas de compositores que utilizan sonidos de sintetizadores y que, confundidos con el ruido propio del carro,  formaban la sonoridad menos apetecible de oír. La famosa música electrónica o qué se yo.  

Martha Mifflin
Lo comento como oyente. No estoy criticando. Siempre con el ánimo de que suceda algo mejor, seguí en su sintonía en mis casi 2 horas de viaje y así acabó el martirio que comento y surgió el programa "Sonidos del Mundo". ¡Oh desgracia! Música de Tito Puente. Reconocido salsero y buen percusionista de fama tropical. Me agrada y parece que la conductora tiene afición a estos estilos. Mi amigo Víctor Dongo Casalino se refería a esos ritmos como música para los pies. Todo un programa completo en otros sesenta minutos que se suponía íbamos a encontrar música de lo mejor. Digo, de los grandes maestros. Perdí la señal ya casi al llegar a mi lugar de residencia en Carabayllo. Gracias a mi querida profesión, contamos con una buena dotación de discos clásicos y que siempre oímos.

Hubo una época que laboraba en Radio El Sol con mi programa "Voces" de la Asociación de locutores del Perú. La programadora de la estación, que no recuerdo su nombre, me indicó que existía una vacante en radio "Sol Armonía" y que necesitaban una voz y la nuestra podría ser aceptada. Me grabó con lo exigido y me invitó a conversar con la directora la Sra, Martha Mifflin. Tuve el gusto de conocerla y recuerdo que por esa época hacía ella televisión en el canal 4, lugar en el que también éramos una de las voces de promociones. Pensando en ser un buen aporte a su empresa, le sugerí música más ligera para llegar a las masas. La hay. Cuestión de seleccionarla de grabaciones antíguas y modernas. No nos dio importancia.

José Hermoza
Siempre he sugerido a Miguelito Molinari que haga lo mismo. La famosa Martha Hildebrandt, en una entrevista que no olvido manifestó su cruda verdad. Ella gusta de las arias famosas y punto. Colocar los actos completos y sin traducción es una pérdida de tiempo valioso que, ni los eruditos, aceptan. Para eso, escucho mi colección y cuando tengo ganas de hacerlo. La radio tiene otro motivo. Educar a la gente y convencerla indirectamente a ingresar a este campo tan especial. Lo demás es gastar pólvora en gallinazos. Por ejemplo, programar "Los Planetas" es gasto de energía eléctrica en vano. Nosotros que gustamos de lo bueno de la música, cambiamos de emisora.

No se entienda que somos ignorantes. Sencillamente que al pueblo hay que regalarle cultura a su talla. Hay mucha música, empezando por Strauss y discos con "desarreglos" perfectos de música clásica a ritmos modernos. Si queremos llegar y conquistar un algo de esas mayorías, empecemos por seleccionar lo adecuado. Pensaba escuchar esta emisora en mis viajes y tendré que conformarme con las radios que dan noticias o las que te repiten las clásica baladas y el grupo de cantantes que hicieron historia hace ya buen tiempo. De "Filarmonía", ni hablar. Una lástima. Allí se oye siempre la voz eterna de mi colega Pepe Hermoza, de seguro con un sueldo ejemplar acorde a su calidad y sus buenos años de servicio. Un saludo y especial felicitación para él. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario