lunes, 27 de febrero de 2012

"UNIVERSITARIO DE DEPORTES DE LIMA" EN QUIEBRA. ES VERDAD AUNQUE USTED NO LO CREA.

Universitario de Deportes
Con Lolo y Lolín. El mudo Huapaya y
el arquero Sacco, entre otros.
Hoy está en todos los medios escritos y de televisión y radio, el caso del fútbol peruano. Se ha paralizado el campeonato y los dirigentes de Alianza y Universitario se desgañitan diciendo que no es culpa de ellos. Que no intervenga el gobierno y que sólo ellos solucionarán el problema. Tienen tremenda deuda y han esperado a última hora para tratar de resolverlo. Sin ser tan exagerados como la prensa sensacionalista y sus comentaristas, les diré que lo que sucede no es nuevo. Siempre fue así. Y mucho peor, tal vez.

Es, en el caso de esos dos cuadros emblemáticos de nuestro fútbol, una historia que tiene sus raíces en la siempre manera explotadora como se comportaron quienes las tuvieron en dirigencia. Recuerdo que nuestro ídolo máximo del fútbol peruano, yo lo considero así, "Lolo Fernández", comentaba risueñamente lo que recibía por marcar goles y ser considerado el máximo artillero nacional. ¡Propinas! Nos hablaba de 6 soles después de cada partido. Y era "el cañonero". Imagínense lo que recibían los demás.

"El Cañonero" declaró
que recibía propinas.
No recuerdo que Terry, Gilberto Torres o Félix Castillo se lucieran con un automóvil del año y posando en alguna revista de moda. Los que tenían buenos carros eran los dirigentes. Recuerdo el caso de Carlos Torres que jugaba en el Atletico Chalaco y lo jaló la "U", más que seguro por influencias de su hermano Gilberto. Lo que pasó era un caso inédito.  Universitario pagó por su pase lo que solicitó el jugador. Algo así como 18 mil soles. ¡Una fortuna! Tanto es así que hasta ahora, sus viejos amigos le llaman "Dieciocho". Ya empezaban los negocios.

Toda la vida y en todos los clubes, grandes y chicos, jugaban por sport. Tenían que buscárselas en otros medios. El famoso "Feo Salinas", del Alianza, era chofer de la línea de ómnibus "Cocharcas-José Leal". Aquello de fútbol profesional había que ponerlo entre comillas. Se acostumbraron al "amateur". Por otro lado ya se practicaba lo de las "coimisiones". Un "Jale" significaba que el primer sueldo era para el que lograba el contrato y así por el estilo. Igualito pasaba en la radio y luego en la televisión con los artistas. Siempre existen los "vivos".

Otro equipo de la "U" y allí están el arquero
Ormeño y ya jugaban Terry y Rovay, siempre
puras propinas.
Por supuesto que estos "contratos" se respetaban silenciosamente. Nunca hubo recibos ni descuentos. Todo era a la criolla y se arreglaba entre "caballeros". Entonces, ¿por qué ese afán de ser dirigentes? Y  los hubo famosos y eternos. Cuántos de esos "empresarios", se hicieron ricos vendiendo a los jugadores peruanos al "Dorado de Colombia". Allá fueron a enseñar nuestro fútbol Tito Drago, Valeriano López y su compadre Barbadillo. Se cuenta que el "tanque" prendía sus cigarros con "dólares". Corrió mucho dinero.

Y esta historia tan vieja y manoseada, se pretende continuar en nuestro fútbol profesional. Tenemos pocos jugadores de vitrina y "recontra" conocidos. Sin ninguna duda, entraron al negocio. Se queda afuera el que "pitea" mucho. En conclusión, las grandes ganancias son para los dueños de los equipos. Cuando se sabe hacerla, hay para todos. Ojalá que con la experiencia que se está pasando en el fútbol nacional, se abra bien los ojos y no se permita que esta historia se repita. Ojalá no. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario